Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

¿En qué redes tengo que estar?

Y la respuesta es fácil: en la que esté la persona a la que le quieras vender, que quieres que te conozca o donde se mueva ese público objetivo que esperas que sea el tuyo.

Éstos son los mínimos que se recomiendan, pero lo más importante, es ser constante y no convertirte en tu propio spam (esto apuntarlo a fuego).

¿Te suena la nueva red que pegó fuerte durante el confinamiento? Se llama TikTok y ya hay muchas empresas dentro con una estrategia muy especializada. Esto me lleva a una pregunta que nos hacen bastante a menudo. ¿En qué redes sociales tengo que estar? Y la respuesta es fácil: en la que esté la persona a la que le quieras vender, que quieres que te conozca o donde se mueva ese público objetivo que esperas que sea el tuyo.

Muchas empresas, lo primero que hacen al digitalizarse o lanzar el proyecto es abrir perfiles en todas las redes a diestro y siniestro.

Este es el primer error que cometemos en social media. Lo más importante es conocer quien te va a comprar, hasta el ADN y si le gustan los gatitos, todo…todo lo que se pueda y más, hasta lo que él o ella misma no saben ni siquiera aún. Utilizando la técnica del buyer persona, podemos saber cómo es, cuáles son sus intereses, qué hace en su tiempo libre y, en qué redes se mueve.

No es lo mismo que nos dirijamos a una persona adulta que a adolescentes. O a aficionados a las motos o al ganchillo. Dependiendo de sus gustos y valores, tendrán más presencia en unas redes que en otras. Entonces ¿Quién hay detrás de cada red social?

Se sabe que Facebook está pasado de moda. Aquí, sin embargo, seguimos pensando que Facebook no ha muerto. Casi todo el mundo sigue conservando el perfil, aunque no lo consultamos con tanta frecuencia. Esto se debe a dos factores principalmente: está lleno de publicidad y cada vez nos llega menos información de nuestros contactos. Se sabe que el alcance orgánico es bajísimo en esta red, porque desde la compañía, lo que se busca es la inversión en publicidad, que sí funciona muy bien a la hora de segmentar y a la hora de vender. Pero la realidad es que sigue siendo la red social favorita de un público de mediana edad.

Twitter es muy de nicho e inmediato. El perfil del tuiter@ es muy concreto. He de reconocer que es la mejor red para eventos en directo. La interacción con tu público es fundamental. Pero cuando se organiza un evento no sólo hay que generar un hashtag para hacer el seguimiento. Aquí es muy importante el papel del community manager, que vaya respondiendo de manera inmediata. He estado en muchos eventos, y algunos de marketing y comunicación, en los que la organización no interactuaba con el público. Y eso, desde el punto de vista de la marca, es un gran error.

Instagram está empezando a colapsar y se tiene cada vez menos visibilidad. Al igual que en Facebook, el alcance orgánico es muy bajo. Además, como usuari@, te requiere un alto nivel de participación por la implementación de herramientas similares de otras redes: reels, historias, directos, etc. Cada vez está más saturado y dependiendo de la edad, encontrarás a un público o a otro. Pero al igual que en Facebook, la publicidad funciona muy bien, por la segmentación. Y porque al igual que con Facebook, con más o menos uso, la mayoría de las personas tiene perfil en esta red. No olvidemos tampoco que son redes hermanas.

Tiktok tiene un público muy joven, aunque la tendencia va cambiando. Al principio era una red de adolescentes, donde la tendencia era los vídeos de bailes y desafíos. Seguro que recuerdas ver a niños y niñas dándole una vuelta a un botellín de agua. Ese desafío salió de TikTok. Pero con el confinamiento y la pandemia, muchos boomers nos subimos al tren de esta red social. Y los contenidos están cambiando. Hay más variedad y desde TikTok se potencia contenidos originales o que enseñen algo. El algoritmo funciona bastante bien y no importa tu número de seguidores, sino que tu contenido sea bueno, para que se vuelva viral. Es fácil monetizar con los directos, ya que tus seguidores te pueden hacer regalos que se convierten en dinero. Y parece ser que se están haciendo pruebas para que se pague por la visualización de determinados vídeos.

Una vez que sabemos en qué red social está nuestro público objetivo, toca pasar a la acción. Hay que tener un perfil cuidado y generar contenido que le sea de utilidad y que tenga calidad. Esto generará confianza, y cuando necesite ayuda, acudirá a ti. Es preferible tener menos perfiles sociales, que estén bien atendidos y que el aspecto sea profesional.

Otra de las preguntas típicas, es cuándo publicar y con qué frecuencia. Y esto también va a depender de la red. Desde unos 3 vídeos diarios en Tiktok, a 3 publicaciones en el muro de Facebook semanalmente, a varios tuits diarios en Twitter y a publicaciones variadas en Instagram. Éstos son los mínimos que se recomiendan, pero lo más importante, es ser constante y no convertirte en tu propio spam (esto apuntarlo a fuego). En cuanto al horario, tendrás que ver cuando se conecta tu público aunque, hoy en día, todos y todas estamos móvil en mano 24/7. Ya la hora no importa tanto como antes.

Si con lo que te he contado, crees que necesitas ayuda, déjanos un comentario y nos pondremos en contacto contigo. Gestionar las redes sociales debe ser un gran pilar en tu estrategia. Y nosotros, podemos ayudarte.

Responsable de cosas importantes

Carmen Mejías es dinamizadora de proyectos en Evoluciona, y asistente tecnológica en la sombra. Siempre está reinventándose profesionalmente. Es una flipadilla de la tecnología y de las redes sociales, así que de vez en cuando escribe en este blog sobre marketing. Es colaboradora por naturaleza. Está en pleno contacto con el ecosistema emprendedor, mundillo que le pirra. En sus ratos libres se convierte en La Loca de los Pájaros.