Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Gestión del talento humano: salario, proyectos motivadores o ambos.

¿Prefieres un salario alto, proyectos motivadores o ambos? Es una pregunta que las empresas deben de hacerse de vez en cuando con el fin de fidelizar a sus trabajadores y trabajadoras. Evidentemente, no todas las empresas pueden dar una, otra o ambas opciones al mismo tiempo por lo que… ¿Cuál es más importante para ti? Hablemos un poco de las dos alternativas para que puedas tomar una decisión.

La remuneración económica o salario es algo que, sin lugar a duda, es esencial y suele ser determinante en las decisiones personales de incorporación a una empresa, pero también es el motivo de abandono de la misma. Por esta razón, el salario puede considerarse un arma de doble filo ya que es un elemento capaz de retener el talento de las personas en la organización, pero también de eliminarlo. Según diferentes estudios, se ha identificado que el factor más destacado para cambiar de un puesto de trabajo es la retribución económica. Aun así, eso no indica que sea el factor más importante. Pongamos un ejemplo práctico. Si aumentamos el salario a nuestro equipo humano, esto no asegura a la organización que la productividad mejore de forma continuada. Puede mejorar durante un tiempo determinado debido a la alegría que sienta el empleado o empleada que percibe ese aumento, pero no por un tiempo elevado. Por lo tanto, es necesario saber que el salario es una variable considerable, pero no define el comportamiento de la persona en el trabajo. Ese comportamiento y productividad continuada lo define también otras variables como los horarios, el clima laboral, los proyectos motivadores, la comunicación en la empresa, la conciliación laboral, etc.

Por otra parte, las personas en las organizaciones, independientemente de la generación a la que pertenezcan, quieren llevar a cabo un papel de importancia en sus propios trabajos, contribuir de forma más elevada, sentirse motivadas y llegar a tomar decisiones importantes. Para que sea más fácil que estas personas se mantengan en las organizaciones y se transformen en “emprendedores corporativos”, es necesario que tanto sus ideas como sus proyectos se lleven a cabo. Por esta razón, no sería descartable que las organizaciones dispusieran de diferentes programas de sugerencias en los que los propios empleados y empleadas propongan sus ideas, opiniones, aportaciones, etc. y que éstas sean consideradas.

A su vez, si estos proyectos propios son acertados, es necesario que se vean recompensados con diversos incentivos como, por ejemplo, dirigir la puesta en práctica del propio proyecto expuesto por el personal. Una buena opción para retener ese talento es conseguir que los empleados y empleadas se comprometan a través de proyectos que ellos/as mismos/as han diseñado. De esta forma, el equipo se siente parte de la organización, es decir, se sienten integrados gracias al desarrollo de sus proyectos.

Actualmente se ha destacado una tendencia en las organizaciones que consiste en motivar a los trabajadores y trabajadoras con un potencial elevado mediante su inclusión en proyectos de gran importancia. Por este motivo, no solamente es importante dar la oportunidad a las personas de tu organización de crear y dirigir sus propias invenciones, sino que también es importante ofrecerles proyectos atractivos en los que puedan participar.

Para nosotros y nosotras, Evoluciona, el salario es algo esencial y siempre irá a acorde con lo que cada persona del equipo genere, pero aun así la libertad que existe a la hora de crear proyectos motivadores es totalmente plena por lo que tiene un efecto totalmente positivo a la hora de fidelizar a nuestro talento humano.

Ahora que tienes nuestra visión, ¿has pensado cómo puedes atraer y mantener el talento? Si necesitas ayuda, ponte en contacto con nosotros. Y nos encantaría que nos dejaras tu opinión.

Gestor de Talento/Formador

Borja es el «Sr Lobo» de la empresa, soluciona problemas y, además, es pedagogo de vocación y gestor del Talento y formador en Evoluciona. Aunque sea el más joven del equipo, te vende una parcela en la luna, un helado en Sibera, un Plan de Igualdad, de Conciliación o un proceso de Selección si sabe que eso es lo que necesitas para avanzar con tu empresa. Es asturiano de alma y corazón, aunque comparte un secreto a voces y nos parece muy lógico: le encanta el salmorejo cordobés