Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Blurring: ¿vives para trabajar?

1 de cada 3 españoles podría sufrir Blurring, la barrera casi imperceptible que separa la vida laboral de la personal y familiar

 

Estamos conectados a nuestros teléfonos, tablets… todo el santo día y así en tiempo de trabajo hacemos cosas personales y en el tiempo personal hacemos cosas de trabajo

¿Hiperconectado/a al trabajo? ¿No sabes con exactitud cuál es tu horario laboral porque no hay quien te despegue del ordenador o del teléfono? ¿Atiendes el móvil de empresa cuando estás con la familia o tus amistades? ¿Accedes al correo de la empresa fuera de horario?

Si la respuesta es sí a las anteriores preguntas. Padeces Blurring y no eres el único ni la única porque 1 de cada 3 españoles podría sufrirlo también, este porcentaje se ha elevado aún más con el teletrabajo debido a la pandemia.

El “blurring”, cuya traducción al castellano podría ser “desenfocado” o “desdibujado”, se refiere a la barrera casi imperceptible que separa la vida laboral de la personal y familiar.
Gran parte de culpa de ello la tiene la tecnología que, a pesar de, generar grandes beneficios también está provocando importantes niveles de estrés laboral. Otra parte de responsabilidad la tienen la empresa por no fomentar ni favorecer medidas para conciliar la vida laboral, familiar y personal de sus empleados y empleadas y también es error nuestro por no permitirnos la necesaria desconexión cuando es tiempo para ello.

Finalmente, lo que acaba ocurriendo es que estamos conectados a nuestros teléfonos, tablets… todo el santo día y así en tiempo de trabajo hacemos cosas personales y en el tiempo personal hacemos cosas de trabajo.
En Francia está terminantemente prohibido molestar al equipo fuera de la jornada laboral. En otros lugares, por el contrario, las presiones por alcanzar objetivos y los miedos a perder el puesto de trabajo provocan jornadas interminables y con ellas un impresionante desgaste personal y familiar.

Nosotros te animamos a romper con esta perjudicial dinámica y te proponemos:
1. Formarte para gestionar con eficacia tú tiempo. Existen gran cantidad de métodos y herramientas para sacar el máximo partido a tu tiempo pero lo más importante es que saber que no se puede llegar a todo, ni por supuesto, contentar a todos/as. El día tiene 24 horas y se le puede sacar mucho jugo si tienes clara la urgencia y la importancia de tus tareas y objetivos.
2. Saber decir que no sin sentir culpabilidad.
3. Delegar. Es lo que hace que seas bueno/a liderando. Genera eficacia y hace fuerte y comprometido al equipo. Siempre debemos tener claro qué se puede delegar y qué no.
4. Respetar tus propias horas de descanso y disfrutar estando plenamente presente en tu tiempo libre.
5. Desintoxicarte de móvil de vez en cuando. Establece límites y si hace falta mételo un ratito en un cajón para no verlo. No se acaba el mundo.

¿Se te ocurre alguna medida más para estar plenamente donde estés? Comparte con nosotros.

Responsable de RRHH y Estrategia

Javier Pérez es un apasionado del ajedrez, por esto, gestiona el capital humano y la dirección estratégica y la táctica en Evoluciona dónde es socio fundador.

Visionario de las oportunidades, un loco del emprendimiento y del intra-emprendimiento que mezcla con su gran pasión, la formación, impartiendo la asignatura de emprendimiento en la Universidad de Córdoba. En sus ratos consulta con Bayron (su perro) sobre clima laboral, conciliación y planes de igualdad para escribir en este blog. A ninguno le gusta salir cuando llueve.