Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

7 ingredientes para una empresa solidaria, feminista y responsable

La inclusión de todo tipo de personal es básico. Es un paso solidario pero también es  vital para democratizar y naturalizar las diferencias y la realidad de la sociedad en la que vivimos. Refuerzas así los valores de tu entidad y, además, sirves de ejemplo para otras organizaciones de tu ecosistema.

Nos gusta hablar de empresas diferentes. Siempre con el fin de poner el valor a las organizaciones empresariales que son el futuro y, en muchos casos, presente del ecosistema empresarial. Por eso, hoy dedicamos este post a aquellas empresas que, de verdad de la buena, son solidarias, feministas y responsables.

Pero ¿qué ingredientes tiene que tener una empresa para que se puede considerar como tal?
Lo cierto es que cada vez más o más empresas quieren poner su granito de arena en hacer un mundo mejor, luchando por el respeto al medio ambiente, la igualdad de género, la solidaridad con causas humanitarias, sociales, culturales… Incentivar la solidaridad y las buenas acciones en las empresas puede ayudar a poner en marcha grandes proyectos y, de forma individual, motivar a los stakeholders a colaborar en actos solidarios.

Nosotros pensamos que para ser una empresa de este tipo hay que:

1. No perseguir únicamente objetivos económicos
Evidentemente las empresas se crean para ganar dinero, no vamos a ser hipócritas en este sentido, pero también tiene un papel importante en la sociedad: contribuir a un mundo mejor para ellas, para su equipo y para todas las sinergias que aparecen o puedan aparecer a su alrededor. En este punto, es cierto que muchas empresas se atribuyen «ser solidarias»como una estrategia de marketing o una forma de venta…No queremos entrar en este barrizal pero si entendemos que cualquier actuación que sume y genere beneficios a la sociedad de cualquier tipo siempre, siempre va a ser positiva.

2. Apostar por personas con discapacidad
La inclusión de todo tipo de personal es básico. Es un paso solidario pero también es  vital para democratizar y naturalizar las diferencias y la realidad de la sociedad en la que vivimos. Refuerzas así los valores de tu entidad y, además, sirves de ejemplo para otras organizaciones de tu ecosistema.

3. Donaciones o participaciones en actuaciones solidarias.
En Evoluciona siempre lo hemos hecho. El trabajo tiene un coste pero, en muchas ocasiones, hay un redito emocional, personal y profesional muy importante. Nosotr@s como equipo no dejamos de participar en actuaciones en pro de la igualdad de oportunidades entre hombre y mujeres, en la inclusión al mercado laboral de jóvenes con ciertas barreras de entrada al mundo del trabajo, de personas mayores que buscan nuevas oportunidades… Una charla, una formación corta, un asesoramiento…pueden ser ejemplos de estas acciones en pro de una sociedad más justa. Damos nuestro expertise, nuestro conocimiento y nuestra ilusión para que otros y otras puedan usarlo para mejorar sus condiciones de vida. Esto ya es una gratificación que no tiene precio.

4. Apuesta por los planes de igualdad y de conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
Somos muy conscientes de la necesidad de regular dentro de la empresa la igualdad y la conciliación como elemento indispensable hacia una sociedad más justa y libre. No es una cosa que vaya a pasar de moda, es una realidad por la que hay que apostar fuerte. Ya la legislación la obliga en empresas de más de 50 empleados/as pero es fundamental que exista en cualquier organización empresarial para eliminar cualquier tipo de discriminación por razón de género.

5. Apoyo a la investigación
Tanto económicamente como ayudando en la realización de estudios gracias a la posición profesional que se tiene. La visión del mundo empresarial es importante para la consecución de nuevas reglas sociales y de vida. Siempre hay que apostar por los avances científicos, sociales… y aquí las empresas tiene mucho que decir y la inversión siempre va a ser bien recibida.

6. Empresas sostenibles en todos los sentidos
Se considera una empresa sostenible aquella que integran en su estrategia de negocios el uso eficiente de los recursos naturales como una vía para alcanzar un nivel de productividad que le permita competir con otras empresas. La transformación digital es vital en este sentido. Olvidémonos del papel. Aprendamos a trabajar de otra forma. Ahorremos con pequeñas, grandes acciones como no comprar utensilios de usar y tirar, ser responsables con el consumo de luz, agua…y, si es posible apostar por la energía renovable que puede ser una inversión importante pero que en poco tiempo genera un ahorro económico y menos impacto medioambiental.

7. Compromiso
El compromiso es la clave. Es muy bonito decir: «somos una empresa sostenible, feminista y solidaria» pero hay que ser coherente en este discurso (y en todos los discursos o mensajes que lancemos como empresa) sino todo se cae como un castillo de naipes. Ser una empresa comprometida 100% implica actuar al 100% siempre con tu misión, visión y con tus valores. Esto es fundamental, primero por tu equipo y segundo por tus clientes que van a detectar a la primera de cambio si todo es un simple mensaje vacío.

Estos son los ingredientes que Evoluciona propone para crear una empresa responsable ¿Te gustaría añadir alguno más?

Responsable de comunicación y gestión de proyectos.

Ana Espejo es periodista de profesión, pero emprendedora de corazón, además de socia-fundadora de Evoluciona. Por si no fuera suficiente, también es la responsable de comunicación y la encargada de la gestión de proyectos de la empresa. A veces, todavía le queda tiempo para escribir en este blog y traernos conocimientos y novedades sobre formación, comunicación, consultoría estratégica de negocios e igualdad de oportunidades, tema que le reencanta. Cuando no hace todo lo anterior, lee mucho, come chuches Haribo y ayuda a gente que quiere hacer de sus sueños proyectos empresariales.